Pago de Carraovejas Enoturismo

La importancia de la entomofauna en los viñedos de la Ribera del Duero

Quizá para muchos de nosotros el Xylotrechus, la polilla del racimo o la temida filoxera podrían entrar en el mismo saco de insectos que afectan, en mayor o menor medida, a la viña. Para nuestros expertos en entomofauna, con el entomólogo Horacio Peláez a la cabeza, no basta con realizar clasificaciones tibias o ligeras sino que se debe conocer en profundidad cada especie, cada posible amenaza y los hábitats en los que se establecen estas poblaciones.
Gracias a este conocimiento podemos determinar cómo nos afecta la diferente entomofauna con la que convivimos en el viñedo: si los distintos insectos nos resultan beneficiosos o perjudiciales, si nos ayudan a combatir posibles plagas o suponen un peligro potencial para las cepas.
El aprendizaje adquirido sobre el terreno nos proporciona una herramienta poderosa para establecer las mejores estrategias de prevención y desarrollo ante esos posibles ataques. Al hilo de ello, en el año 2013 publicamos nuestro “Estudio de los hábitats, flora y fauna en la finca del Pago de Carraovejas” en colaboración con la Universidad de Salamanca y otros investigadores independientes.

¿Qué entomofauna podemos encontrarnos en la Ribera del Duero?

Podríamos establecer varias clasificaciones pero una bastante práctica es aquella que nos marca la relación de dichas especies con nuestras vides. Así nos encontraríamos ejemplares que afectan negativamente, positivamente o aquellas que no afectan en nada a la planta.
Esta es solo una pequeña muestra de las principales especies que se pueden encontrar en un viñedo en la Ribera del Duero.

Xylotrechus arvicola o “tornillo/avispilla de la vid”: una de las especies que más preocupan a los viticultores, las larvas horadan galerías la planta y los adultos producen orificios en su salida dela cepa. A la larga, producen un desecamiento y debilitamiento de las plantas, mermando la producción en cantidad y calidad.

Xylotrechus arvícola

Barrenillo, Sinoxylon sexdentatum: perfora un agujero de entrada durante la primavera, realiza su puesta de larvas y se va alimentando del serrín producido mientras deposita sus huevos. A diferencia del Xylotrechus arvicola, este insecto afectará a los sarmientos propios del año.

Pterostichus (Sterocorax) globosus ebenus: perteneciente a la familia de los carábidos es un enemigo natural del Xylotrechus.
steropus
Del mismo modo, las diferentes especies de arañas que podemos encontrar en el viñedo suelen encontrar un alimento perfecto en el xylotrechus.Entre los insectos y artrópodos beneficiosos para el viñedo, además, podemos encontrarnos con sírfidos, mariquitas, crisopas, la Empusa pennata (o mantis palo), la Misumena vatia (o araña cangrejo)… cientos de especies que ayudan a combatir de manera natural las plagas y enriquecen el entorno en el que nos encontramos.
Asimismo, otro de los enemigos naturales del viticultor son los hongos aunque no todos son perjudiciales como pudimos comprobar con el increíble lloro sangrante de las vides de Ossian.
Entre aquellas especies fúngicas más temidas en el sector vitivinícola el oidio (Erysiphe necator) es una de las más destacadas. Para evitarlo es fundamental el trabajo previo “en verde” realizado por nuestros especialistas en el viñedo: facilitando la aireación de la planta, la insolación y evitando el exceso de tratamientos químicos.
De la misma manera, cuando un viticultor de la Ribera del Duero escucha el nombre Botrytis no suele ser buena señal, no es así, sin embargo, en lugares como la región húngara y centroeuropea que disfruta de podredumbre (o Botrytis) noble y que resulta en vinos tan singulares como los Tokaj.
En nuestra finca y fruto del desarrollo de una gran labor de investigación y el desarrollo del I+D, hemos conseguido desarrollar un clon propio que nos ofrece un racimo suelto y evita la proliferación de este hongo, entre otras muchas ventajas.
Existen otras amenazas como el hongo Mildiu o ataques de ácaros que producen acariosis, erinosis, etc. pero lo que hay que tener en cuenta es que no todos los animales ni los hongos que conviven con nosotros son perjudiciales. Lo más importante es aprender en profundidad el comportamiento de la entomofauna, cómo evitar sus ataques, qué otras especies pueden combatirlos de forma natural… entre otros muchísimos aspectos.
Por nuestra parte, son muchas las acciones que llevamos a cabo en esa línea: sistemas naturales de confusión sexual, trampas delta, trampas de intercepción, capturas masivas, trabajos en verde, la propia utilización de nuestro clon… aunque hay una que suele llamar la atención de nuestros visitantes por encima de las demás: nuestros hoteles de insectos. ¿Te vienes a conocerlos?