HISTÓRICO DE VENDIMIAS

Tradición vinícola

HISTÓRICO DE VENDIMIAS

2017

Año caracterizado por una fuerte sequía, el invierno destacó por no ser especialmente frío y con muy pocas precipitaciones. Solamente los meses de enero y febrero acumularon 30 litros de lluvia, menos de la mitad de un año normal. Empezamos a ver los primeros lloros a finales de marzo/principios de abril y la brotación fue muy precoz, entre el 15 y el 25 de abril. A finales de abril tuvimos un episodio muy fuerte de heladas que afectó a parte de nuestros viñedos y que gracias a las torres antiheladas pudimos frenar, en cierta medida. Se registraron temperaturas de menos 7 grados centígrados en Mélida a fecha del 28 de abril. La viña fue poco a poco recuperándose y las temperaturas amables de mayo y junio junto con la escasez de lluvias, provocaron que tuviésemos una floración óptima para la viña. El verano fue muy caluroso y con escasas lluvias, afortunadamente se dieron varios episodios de lluvias en julio y finales de agosto que ayudaron a controlar el vigor y crecimiento de nuestro viñedo de forma equilibrada. Los rendimientos finalmente han sido bajos (40% menos), consecuencia de las heladas, pero la producción será de una gran calidad, manteniendo el viñedo un estado sanitario perfecto hasta el periodo de vendimias. La vendimia se inició el día 19 de septiembre y finalizó el día 30 de septiembre. Se realizó sin ningún contratiempo climatológico.

2016

La vendimia del 2016 se caracterizó, principalmente, por un invierno con precipitaciones muy elevadas y unas temperaturas no especialmente frías. Durante la primavera, sin embargo, hubo dos ciclos muy diferenciados: uno con presencia de precipitaciones en el inicio de esta etapa y otro con ausencia de lluvias en la segunda. Todo ello dio paso a un ciclo de viñedo largo en la que la uva fue madurando paulatinamente. Durante esta etapa vital la climatología nos respetó y no se dieron heladas que pudiesen afectar al desarrollo vegetativo. La brotación generalizada de la finca se produjo entre mediados y finales de abril y, poco a poco, el viñedo fue tomando forma con la aparición de los primeros racimos. El verano se alargó hasta prácticamente el mes de septiembre en el que tuvimos diez días con temperaturas más propias del mes de julio. Esto hizo que la planta frenara su maduración para, posteriormente, retormarla cuando las temperaturas descendieron.
El rendimiento, en general, fue elevado ya que no hubo condicionantes que interfirieran en el desarrollo de las yemas y su posterior floración. Sanitariamente fue un año muy bueno, a pesar de que podría haber sido muy propenso para el desarrollo de los hongos debido a las elevadas precipitaciones y las altas temperaturas. La vendimia del 2016 tuvo comienzo el día 4 de octubre y finalizó el 28 de octubre.

2015

Quizás podríamos destacar la añada 2015 por un ciclo de maduración poco común. El invierno destacó por no ser especialmente frío, aunque sí tuvo algunos episodios de heladas y escasas precipitaciones. Todo ello provocó que los primeros lloros vegetativos comenzasen de forma temprana a finales del mes de marzo. Junto con la subida de temperaturas e incremento de las precipitaciones en el mes de abril se produjo una brotación generalizada de las viñas. En la segunda quincena del mes de mayo se dieron varios días de fuertes heladas, que provocaron una incidencia desigual en cada una de las parcelas, reduciendo el rendimiento de los viñedos y aumentando la calidad. La escasez de lluvia en los últimos meses y las elevadas temperaturas medias durante el ciclo de maduración refrendaron ese menor rendimiento.
La vendimia se inició el 24 de septiembre y finalizó el 15 de octubre, de forma planificada y sin incidencias, destacando una gran calidad de la materia prima y el excelente estado sanitario de la uva.

2014

La vendimia 2014 estuvo marcado por un inicio de ciclo muy temprano. En abril el viñedo en Pago de Carraovejas ya mostraba signos de actividad, algo realmente inusual. La primavera fue muy calurosa y anticipó la llegada del verano. Un verano que se mostró menos cálido que de costumbre y se vio reforzado por un fin de ciclo inmejorable con un mes de septiembre más estival que otoñal. La vendimia, pausada y concienzuda, tuvo inicio el 26 de septiembre y finalizó el 18 de octubre con la entrada del Cabernet Sauvignon.
Las lluvias próximas a vendimia alargaron el proceso de recogida pero los parámetros de calidad y sanitarios se mantuvieron intactos para una añada tan peculiar climatológicamente hablando como esperanzadora por sus características cualitativas.

2013

La vendimia del 2013 se caracterizó a lo largo de su ciclo por una primavera especialmente lluviosa, muy adecuada después de un 2012 muy seco, y seguida de un verano muy caluroso. El verano comenzó con temperaturas más bien bajas y tardó en hacer acto de presencia, dándose un inicio de maduración más bien frío que luego se equilibró y se vio afectado por las lluvias próximas a la fecha de vendimia.
Esta climatología requirió alargar el ciclo para completar la maduración hasta el 14 de octubre. La vendimia desde esa fecha requirió de 17 días de vendimia manual ininterrumpidos, caracterizado no solo por la habitual selección exhaustiva en la mesa de entrada a la bodega sino por una extremada selección en el viñedo que garantizó la sanidad de la uva y un estado de maduración óptimo, con muy buena acidez y el equilibrio propio del resto de añadas en Pago de Carraovejas.

2012

El año 2012 estuvo tremendamente marcado por la ausencia de agua, tanto en la primavera como en el verano, llevando a las plantas a un estrés hídrico extremo. Los numerosos proyectos de I+D+i, las importantes inversiones para el adecuado manejo del riego y los sensores higrométricos para el control de humedad de la raíz llevados a cabo a lo largo de los años anteriores, darán sus frutos en una añada tan complicada como la del 2012.
El manejo del riego como factor cualitativo tendrá su máxima expresión en esta añada, que acompañada de la sanidad de la materia prima fermenta ya para sorprendernos, esperemos, con una clara singularidad.

2011

La vendimia tuvo lugar entre el 26 de septiembre y el 14 de octubre. Las condiciones de sol y la falta de agua provocaron que el ciclo se adelantara prácticamente un mes respecto a las añadas habituales. A pesar de ser un año muy caluroso, la falta de agua propició una marcada sanidad de la uva y las condiciones necesarias para la adecuada maduración de variedades como el Merlot y el Cabernet Sauvignon.
En el primer caso por la ausencia de lluvias en floración facilitando un cuajado perfecto. En el caso del Cabernet Sauvignon por las posibilidades de un ciclo de maduración largo. Los parámetros de la materia prima marcaron una excelente añada para parámetros de color excepcionales y condiciones, quizás, para la elaboración de vinos de gran crianza.

2010

La añada 2010 estuvo muy condicionada por la helada sufrida en brotación la noche del 6 de mayo y que se hizo extensiva a prácticamente toda la denominación de origen. A partir de ella, el trabajo de selección en viñedo se tornó fundamental, comenzando con la adecuada poda en verde para
la selección de los brotes en perfectas condiciones. Esta situación provocó una selección exhaustiva de la materia prima, tanto en viñedo como en las mesas de selección, haciendo que los bajos rendimientos y los manejos adecuados en el viñedo ofrecieran una uva muy sana y de gran calidad.
La vendimia se inició el 12 de octubre llegando a su fin el día 27 del mismo mes.

2009

La vendimia se inició el día 1 de octubre y finalizó el día 27 del mismo mes con la entrada del Cabernet Sauvignon. Estuvo caracterizado todo el ciclo de maduración por la falta de lluvia y el momento de vendimia por el excelente estado sanitario de la uva.
La rigurosa selección en el viñedo y el manejo del riego fueron claves para conseguir una materia prima excelente.

2008

La vendimia tuvo lugar entre el 14 de octubre y el 7 de noviembre, con la entrada del Cabernet Sauvignon. Fue una vendimia muy compleja. Larga, intensa y escalonada debido a las lluvias. El ciclo se vio afectado por las lluvias primaverales y la ausencia de un verano caluroso.
Fue necesaria una extrema selección de la uva debido a su heterogeneidad y las afecciones sanitarias del viñedo, lográndose finalmente los requisitos de madurez, color y equilibrio, tras un fuerte trabajo de aclareo de racimos, seguimiento del viñedo y selección de la uva en el momento de la vendimia.

2007

Se inició la vendimia el 8 de octubre y finaliza el 30 del mismo mes. Vendimia complicada. Marcada por las lluvias de mayo y las previas a la recolección realizándose un exigente trabajo para mantener la sanidad del viñedo.
Se consiguieron los exigentes parámetros de color y madurez gracias a la selección de uva en viñedo y bodega.

2006

Se vendimia entre el 13 de septiembre y el 14 de octubre. Otoño muy caluroso. Con un 10% de uva pasificada. La vendimia se inició pronto aunque fue lenta y larga.

2005

Se vendimia entre el 19 de septiembre y el 17 de octubre. Año seco y caluroso, libre de heladas. Fue necesario un fuerte aclareo de uva.
El ciclo vegetativo de la vid se adelantó 15 días, como consecuencia de ello la vendimia se inició pronto aunque fue lenta y larga.

2004

Año climatológicamente ideal: primavera lluviosa y verano seco. Se vendimia entre el 29 de septiembre y el 22 de Octubre. Bajos rendimientos y excelente maduración.

2003

Tras un verano extremadamente caluroso se vendimia entre el 22 de septiembre y el 16 de Octubre. Rendimientos de 3.500 Kg/Ha, con uva de poco peso y sobremadura.
La uva se selecciona en el campo, se transporta en cajas, de donde pasa a la mesa de selección, llegando a los depósitos de fermentación por gravedad.

2002

Comenzó el 26 de septiembre sin complicaciones y con uva sana. A partir de primeros de octubre, las lluvias entorpecieron la recogida de uva con la llegada de la botrytis. Esto obligó a extremar la política de selección de uva, dejando en el campo aproximadamente el 30% de la producción. La uva entró sana y con excelentes parámetros de color y madurez.

2001

Fue de muy escasa producción (2000 kg/ha) tras un verano seco y caluroso. Cosecha corta en cantidad pero amplia en maduración y riqueza en azúcar, quizás de las mejores calidades de uva de los últimos años. Bien equilibrada en acidez, grado y color.

2000

El año 2000 nos sorprendió con una vendimia compleja, lo que determinó su larga duración y su tardía fase de recogida, iniciándose el 8 de octubre y terminando el 2 de noviembre, no sin antes haberse paralizado unos días a causa de las lluvias. Durante el proceso de selección se dejaron 50000 kg de uva sin vendimiar por no alcanzar los niveles mínimos de calidad establecidos.
La uva seleccionada cumplió con todos los requisitos de madurez, buen color y equilibrado en grado y acidez.

1999

La vendimia fue larga, complicada y tardía. Arriesgando lo necesario para conseguir la buena maduración de la uva.
Se inició el 12 de octubre y finalizó el 2 de noviembre, con unos meses de paralización a causa de la lluvia.

1998

La vendimia de 1998 fue calurosa, tras un periodo de lluvias de septiembre. Se inició el 13 de octubre y finalizó el 28 del mismo.
La uva entró muy sana y con excelente relación grado/acidez. Llega al depósito de fermentación semientera, despalillada y sin estrujar.

1997

El año 1977 fue de escasa producción, unos 3000 kg/ha. Para ello se seleccionaron las uvas más maduras del Pago de Carraovejas.

1996

El año 1996 fue climatológicamente perfecto para la viña. Se vendimió entre el 2 y el 12 de octubre.
La uva entró sana y muy madura. Llegó al depósito de fermentación semientera, despalillada y sin estrujar.

1995

Con un otoño largo y soleado, se comenzó la vendimia el 2 de octubre de manera tranquila, para recoger la uva perfectamente madura.
La fermentación fue lenta, con maceraciones largas, buscando la mayor extracción de color.

1994

Tras un verano especialmente seco y caluroso, ideal para nuestra uva, la vendimia fue escasa y de calidad, con una maceración larga del fruto.
Se obtuvo un vino de color intenso, complejo en nariz, enriquecido por el roble, sabroso y tánico, aunque equilibrado y de largo retrogusto.

1993

La vendimia comenzó el 12 de octubre y se hizo de forma escalonada para recoger la uva sana y con buenos índices de madurez.

1992

La vendimia, entre los días 1 y 22 de Octubre fue lenta y prolongada para facilitar la maduración del Cabernet Sauvignon y de la tinta del país, que entraron entre los 10ºC y los 15ºC.

1991

La vendimia tuvo lugar del 1 al 7 de Octubre.
La uva entró fresca (15ºC) facilitando una fermentación lenta a baja temperatura y larga maceración.